Bci lanza iniciativa para mejorar servicio a personas con discapacidad | Fundación Descubreme
Promover, facilitar y difundir la inclusión de las personas con discapacidad cognitiva

Bci lanza iniciativa para mejorar servicio a personas con discapacidad

NOTICIAS - 16 junio, 2015

La institución bancaria aceptó el desafío de entregar servicios concretos que hasta hoy eran de uso limitado para las más de 2 millones de personas en situación de discapacidad que se estima viven en nuestro país.
bci-accesibleHace unos días Bci lanzó su programa “Bci Accesible”, una iniciativa que entrega servicios financieros a personas que presentan discapacidad visual, auditiva, mental y de movilidad reducida, a través de un modelo de atención e infraestructura diseñado de acuerdo a estándares internacionales.
Durante la ceremonia de lanzamiento, el Gerente de Banco Retail, Ignacio Yarur, aseguró que «buscamos eliminar las barreras que impiden la interacción entre el Banco y las personas con discapacidad, haciéndonos cargo de una realidad social que tanto el mundo público y privado desatienden, contribuyendo al desarrollo de su vida autónoma e independiente, así como su plena participación en la sociedad».
De esta manera, el banco pondrá a disposición de las personas con discapacidad un modelo de atención diseñado para responder a sus demandas en cuanto a recibir un trato justo y comunicación afectiva.
Bci Accesible contempla cambios concretos en los canales de atención (físicos y virtuales: sucursales, cajeros automáticos, atención telefónica, web, etc.), que se desarrollarán en etapas y que culminarán el 2016, cuando el 82% de las interacciones posibles con los clientes sean accesibles.
Otro punto a destacar, es la accesibilidad en 80 sucursales a nivel nacional. Para este año estarán listas tres sucursales en la Región Metropolitana, una en Concepción y otra en Antofagasta.
Iniciativas concretas
Para las personas con discapacidad visual, Bci Accesible contará con colaboradores capacitados en las sucursales para su atención; transferencia a terceros y pago de cuentas vía teléfono; multipass móvil con clave audible; matriz de cheques y marcadores de tarjetas con relieves; sitio Web y Móvil optimizadas para sistemas de lectura de texto para personas ciegas, cajeros automáticos (ATM) con transacciones descritas por audio.
Para las personas con discapacidad auditiva, habrá colaboradores capacitados en las sucursales para guiarlos y orientarlos. También habrá interpretación de lengua de señas vía videoconferencia y un ejecutivo virtual experto en lengua de señas habilitado en sitio web accesible.
Además, para las personas con discapacidad física, en las sucursales accesibles habrá rampas y espacios de circulación despejados, caja preferencial, mesones y ATMs a la altura correspondiente para atender a las personas, y estacionamientos accesibles preferentes.
Las medidas que considera el proyecto Bci Accesible para las personas con discapacidad mental son un conjunto de guías y recomendaciones para facilitar la comunicación entre ellos y los colaboradores del banco.
Tal como aparece en el Informe Mundial sobre la Discapacidad (2011), actualmente, las barreras más críticas para la inclusión de las personas con discapacidad se relacionan con ámbitos clave de la vida en sociedad, como la educación, el acceso a servicios, el trabajo y el desplazamiento diario por lo que «tenemos el deber moral de eliminar los obstáculos de participación y de invertir fondos y conocimientos suficientes para liberar su inmenso potencial», se declara en su prólogo.
En materia financiera, las trabas son aún más importantes, ya que, por ejemplo, los sitios web y Apps no están pensados para una persona con discapacidad visual. Lo mismo sucede con los cajeros automáticos, el uso del multipass o cualquier dispositivo de clave por lo que, muchas veces, deben depender de un tercero para cualquier operación bancaria, lo cual atenta también contra su seguridad bancaria.
En las sucursales, la ausencia de estacionamientos preferenciales, de rampas con inclinación moderada, la falta de cajas y mesones a la altura adecuada, impiden el acceso y la circulación independiente de personas con movilidad reducida.

Artículo siguiente